Frente a las luces de la Ilustración, la literatura británica de finales del siglo XVIII y de todo el XIX medró en un territorio de sombras y misterios, ensoñaciones e imaginación, que hoy llamamos romanticismo oscuro y solemos aunar en nebulosa con lo gótico, lo fantástico y lo terrorífico. En esa región lóbrega pudieron prosperar […]

a través de Oscar Wilde, un poeta en presidio — El vuelo de la lechuza

Anuncios